Category: Poemas


El quinto elemento

 
 

Lengua de fuego que lame mi alma

Leña encendida, ascua que abrasa

Luz que ilumina tu pensamiento

 

Agua que lava profundas heridas

Catarsis abisal, manantial salado

Abrevadero de tu consciencia

 

Tierra surcada por reja de arado

Polvo de arcilla, moldeos de barro

Esculpido diseño de nuestros actos

 

Soplo de viento que sacia el espíritu

Invocados deseos, colmadas ansias

Rescoldo vivo prendido en la carne

 

Momentos

 

No las vi venir, aparecieron de pronto y hacía tanto tiempo que no teníamos un encuentro que excitadas empezaron a hablarme todas a la vez. Yo casi no las recordaba, y sus vocecillas de musa se mezclaban y giraban en mi cabeza como el vórtice que forma el agua al quitar el tapón de una bañera. Pensé que sería incapaz, pero tras varios borrones y papeles rotos, conseguí transcribir lo siguiente:

 

MOMENTOS

 

 

 

Tú en un lado

Y yo en el otro

Conjugando minutos,

Fabricamos momentos.

 

Milagros incomprendidos

Robando jirones al tiempo

De puntillas… escondidos…

 

Con hilos rojo escarlata

Tejemos puentes de sueños

Bajo lunas de oro y plata.

 

Felicidad de un instante

 en un lado

yo en el otro,

y seguimos adelante

 

 

Ventanitas



Recortes de ocasiones,
retales de vivencias,
fragmentos de situaciones.

Aliado mudo de la perdida memoria
Trozos de espejo en papel de colores

Albacea inerte de nuestra historia…

Álbum de fotografías
Ventanitas al pasado,
De sus vidas…de la mía

Entre el cartón de tus tapas gastadas,
Atesoras pedacitos de tiempo
sobre tus viejas hojas manchadas.

 

 
 
Este poema es el resultado de una noche de insomnio en la que estuve releyendo viejos emails, acompañada por el sin igual Joaquin Sabina.
Lo dedico a mi JR particular. En quien tras ese carácter hosco en apariencia, se esconde un ser sensible y generoso.


Por derribar mí muralla cuando dejé de creer,
y por creer en mí, mucho mas que yo misma.
Por estar siempre ahí, en los momentos mas duros.
y permanecer erguido sin dejarme caer.

Por conseguir mi risa cuando quiero llorar,
y llorar escondido para que yo no te vea.
Por mostrar tu alegría, cuando alcanzo una meta.
y por guardar silencio, cuando quieres gritar.

Por quererme así, sin pretender cambiarme
por valorarme siempre, cuando pierdo la fe
Por darme de tu aliento cuando ya no respiro
y hacer que el camino, no parezca el que es.

Por la elegante perfección de tus virtudes
y la perfecta imperfección de tus defectos,
Por todo lo que no quieres que te diga…
Por todo… por todo… y más…

Si un día buscas calor, en tu nido vacío
Sí te atenaza el frío, al llegar la madrugada,
Recuerda lo vivido tantas noches heladas.
No le temas a nada y búscame en el mío.