Archive for junio, 2008


Un regalo muy particular

 

En alguna otra ocasión os he hablado de Mae. Es una preciosa niña de cuatro años, muy despierta y receptiva al mundo que le rodea. Para que os hagáis una idea de cómo es físicamente, podría decir que es como el Principito de Antoine de Saint Exupéry, pero en niña. La conozco desde que tenía tres meses, y hasta que cumplió los tres años, ha pasado más tiempo conmigo que con su madre. Ahora sólo la tengo un par de horas desde que sale del colegio y es su hermana de quince meses, la que está todo el día en casa, hasta que el padre o la madre, viene a recogerlas.

 

Lo que voy a relatar sucedió el pasado invierno, unos días antes de navidad.

 

A pesar de que sólo eran las siete y media de la tarde, era ya de noche. Ese dia vino a recoger a las niñas su mamá, y como todas las madres se entretuvo un momento para que le contase como había pasado el día la pequeña Maureen.  Mientras, Mae, bien equipada contra el frío corría por el césped del jardín y se entretenía en fabricar efímeras nubes con el vapor de su aliento y fue en el momento en que se dirigían hacia el coche cuando sucedió.

 

Mae se dió la vuelta y vino hacia mí con las manos juntas, llevando ese particular gesto de quien va protegiendo algo entre sus manos.

 

-¿Qué llevas ahí?– Le pregunté pensando que había cogido algún pajarito con el ala rota, o algo por el estilo.

 

-Es un regalo para ti, nounou.   Mientras lentamente abría las manos, en sus ojos se leía la curiosidad por ver mi reacción, Torpe de mi, no super ver lo que me ofrecía, de modo que para no desilusionarla en exceso exclamé:

-¡Oh, que bonito!  ¿Qué es?

 

Una estrella y el intermitente de un avión que acabo de coger del cielo. 

 

Mae es así, capaz de sorprender a una ardilla roja que ya peina canas. Mucha gente recibe estrellas, pero creo que estoy en posición de asegurar que yo soy la primera persona a la que han regalado el intermitente de un avión, cogido en pleno vuelo. 

 

Sucedió el pasado invierno, y no se por qué, anoche lo recordé.

  

 

Anuncios

Resurrección

 

Ignoro cuantos de vosotros habéis podido echar de menos los paseos de Ardilla Roja por éste árbol virtual vestido de morado,  pero lo que si os puedo asegurar es que ella os ha extrañado mucho.  Bien sea porque fueseis vosotros los que entrabais aquí, o bien porque fuese ella la que os visitaba.

 

Llamo a esta entrada resurrección porque mi marcha no fue voluntaria, si no más bien una muerte virtual que sobrevino de forma fulminante y sin previo aviso. El ruter, la llave que abre la puerta a Internet, dejó de funcionar el día 5 de Mayo.  El técnico no pudo venir hasta el día 20 a comprobar la instalación y certificar la muerte del ruter. Estoy escribiendo sin saber todavía cuando podré ‘resucitar’. Lo hago porque no quisiera olvidarme llegado el momento de agradecer la preocupación por parte de algunos de vosotros.

En teoría, la espera iba a ser de unos ocho o diez días, pero hoy, 3 de junio, el ruter todavía no ha llegado.

 

 “No me puedo creer que sigas en las mismas, niña… ¿seguro que no te pasa otra cosa que no quieres decir?”  Este es el último sms de Laura, una amiga de Sanlucar, y es cierto que tras haber tenido ciertos problemillas de salud, estar tanto tiempo fuera de circuito, podría resultar sospechoso… pero no, está siendo un problema de pura incompetencia, o falta de vergüenza de mi servidor de Internet.

 

Espero que este asunto no se dilate mucho más en el tiempo y podáis leer estas letras en breve para entender el porqué de mi mutismo. Quien me conoce bien, sabe que no es mi estilo dar la callada por respuesta ya que siempre, aunque sea brevemente, contesto un email. En tantos días presumo que alguno estará esperando ser leído, contestaré en cuanto pueda.  Deseo que estos días queden en una simple anécdota y que con el tiempo se convierta en algo tan difuso en la memoria, que no sepa si realmente ha pasado o simplemente ha sido una pesadilla. 

 

Por supuesto tengo que dar las GRACIAS también, así en grande, a mi amigo Alparcero, quien me ha tendido al día de algunas de las cosas que han ocurrido en este lado del cable, como el reconocimiento que hace Vice Vhon Khamy a este blog otorgándole el premio “Brillante Weblog 2008”y a quien no he podido dar las gracias como se merece.

 

Podría reservar una hora de Internet en la Mediateca Municipal, para al menos decir…  Hola, soy yo y estoy bien, pero mis horarios de trabajo son un tanto especiales y la idea de ir con una bebita de quince meses y otro de año y medio, que se cansan enseguida de todo y cuyas quejas molestarían a los demás; me disuade, porque… ¿y si recibo el ruter mañana?

 

Y este es el porqué de este período de inactividad. El cómo está transcurriendo, merece un capítulo aparte.

 

* * * * * * *

 

19.00h del 13.06.08  –  Por surrealista y kafkiano que parezca, sigo sin ruter. Me han asegurado en el servicio de logística de FREE, que ha sido entregado a la central de recadería que usan para estos menesteres y en pocos días lo recibiré.  La verdad es que no les creo.

 

* * * * * * *

 

19.05h del 17.06.08 –  Mi servidor me avisa por sms, que puedo pasar a recoger el ruter por la librería, pero… ¡qué casualidad! a las siete de la tarde ya está cerrada.  A ver que pasa mañana… 

 

* * * * * * *

 

20.05h del 18.06.08 – Si…  soy yo y como veis, he resucitado. Larga vida a vuestro ruter.

 

Hasta pronto 🙂