He dudado en comentar la noticia que nos ha sacudido a todos estos últimos días, porque no quiero parecer morbosa ni saturaros a vosotros, pero como mujer, madre, y responsable de niños pequeños en mi trabajo, no puedo dejarlo pasar.  Todos sabéis que me refiero al monstruo de Amstetten en Austria, quien retuvo encerrada a su hija durante veinticuatro años en un zulo, y con quien tuvo siete hijos, de los que viven seis.

 

Lo primero que una siente es incredulidad ante un hecho tan espantoso.  Un padre no puede ser capaz de algo así y como ser racional intenta buscar una explicación.   Y la verdad es que no la encuentro.  La mayoría hemos dicho… Tiene que estar enfermo, pero no lo está.  Un enfermo mental no piensa y calcula sus movimientos de la forma que este ser lo hizo.  Y tras esto, una  se intenta poner en el lugar de la victima y piensa… ¿por qué esta mujer no se reveló en algún momento?  No encuentro respuesta tampoco. ¡Qué grado de horror ha vivido como para que su personalidad haya sido anulada hasta ese extremo! Y sin quererlo se me viene a la mente otro monstruo austríaco… Hitler. 

 

Siento indignación, pena, rabia, vergüenza…. Elisabeth,  que así se llama la victima mayor y sus hijos, van a necesitar mucha ayuda para recuperarse de esta atrocidad, aunque personalmente dudo que puedan hacerlo. 

 

También los otros tres hijos, los que el carcelero liberó del encierro por llorones y adoptó con su esposa, engañando a todo el mundo.  ¿Qué impresión les produjo saber que su madre no los había abandonado y que su abuelo, es su padre?, ¿ciertamente la esposa, no sabía nada?,  ¿o su voluntad estaba tan anulada como la de la hija?  Son tantas y tantas preguntas las que me hago y no puedo contestarme…. Personalmente prefiero pensar lo segundo, aunque después de esto, ya nada me va a sorprender.

 

Jueves, 1 de mayo, fiesta laboral. Y aunque las tareas marujiles no saben de eso, esta ardilla se lo va a tomar con mucha… mucha… calma.

 

Para distender el ánimo tras este tema tan feo que he tocado hoy, os dejo aquí una música preciosa. La banda sonora de la película ‘La última primavera’.   ideal para leer, dibujar, o cualquier otra actividad que no requiera prisas.  

 

Hasta pronto…

 

Anuncios