Archive for marzo, 2008


malestares

 

He quitado el árbol nevado del blog, porque el calendario dice que ha llegado la primavera, pero lo cierto es que en estas latitudes, sigue haciendo frío y llueve casi cada día. Las lilas de mi jardín no florecen porque el sol apenas aparece, y aunque al mal tiempo haya que ponerle buena cara, se podría llevar el agua a Cataluña que les está haciendo mucha mas falta, y dejar que me dé el sol, porque se me está poniendo el color de Morticia Adams.

 

Como cada año, nos han cambiado la hora, y creo que es la cosa más absurda del mundo. No sé a vosotros, pero a mi me afecta mucho. Entre otras cosas en el sueño y en los horarios de comidas y por supuesto en el trabajo. A los bebés se les altera su ciclo natural y los estresa bastante. Están más llorones y yo que estoy con ellos todo el día, acabo también más cansada.  Pero… todo sea por el ahorro de energía, del que dudo absolutamente.

 

Porque  a ver… si la gente aunque se adelante el reloj una hora, no se va a ir a dormir antes, pero aunque así fuese, cuando se levanta, en el caso de madrugar ¡tiene que encender la luz porque aún es de noche!… ¿donde esta el ahorro?  A veces pienso que nos gobiernan mendrugos integrales.

 

Hasta pronto…

La lluvia y sus efectos

 

Me gusta escuchar la lluvia desde la cama, pero cuando es tan persistente que no se va en un mes… acaba por aburrirme.  Tanto gris y humedad día tras día, terminan por pesar sobre mi cabeza, haciendo que me sienta como una olla a presión en la que el vapor no encuentra salida.

 

A pesar de todo, tengo una válvula de seguridad sin la cual habría explotado hace ya mucho tiempo. Es mi capacidad de abstracción. Aún soy capaz de embobarme viendo una película, aunque la haya visto antes,  o incluso viajar fuera de mi cuerpo escuchando una canción.

 

Hoy a la vuelta del colegio y sin quitarme el abrigo he puesto Radio Kiss, donde en ese momento sonaba  Stand by my de Ben E. King y me han dado tantas ganas de bailar, que he cogido a la bebita de su silla, la he apretujado contra mi y nos hemos dejado llevar por la melodía.  En uno de los giros, he visto que mi vecino, que había salido a recoger su pequeño contenedor de basura, nos miraba riendo desde el otro lado de la verja.  Le he saludado con un gesto de cabeza y muerta de la vergüenza no he podido evitar reirme yo también.  

 

En otra situación me hubiese quedado cortada, pero ya nos había visto, así que hemos seguido bailando y disfrutando de la canción hasta el final. En cambio él, se debe haber sentido incómodo por estar en plan voyeur, porque cuando he vuelto a mirar, ya no estaba.  

 

 

Ahora la beba duerme, y a mi me espera la cocina, pero estoy contenta porque después de varias semanas, hoy ha salido el sol, ¡por fin!.  El verde de los árboles está más limpio, el cielo vuelve a ser azul, e incluso parece que se respira mejor.

 

Aquí os dejo Stand by my, por si os apetece bailar J

 

8 de marzo

 
No me gustan las etiquetas, pero este día, si pienso celebrarlo.
 
Me voy a permitir el lujo de ir por unas horas a medio gas, porque alguien decidió que el dia ocho de marzo sea el día internacional de la mujer, y porque un ocho de marzo nació la mujer que disfrazáda de ardilla os escribe de vez en cuando desde este rincón de la Web.

¡Feliz día a todas!

 

 

 

Al médico de cabecera se le llama así porque en tiempos venía a casa cuando se le requería y te auscultaba sentado a la cabecera de la cama.

 

Mas tarde con el aumento del poder adquisitivo, en caso de necesidad urgente, ya no había que llamar un taxi para ir a ver al especialista. Cualquier hijo de vecino tenía coche y podía desplazarse al ambulatorio o centro de salud que fuese menester.

 

Y poco a poco hemos llegado a lo que conocemos.  El tener que pedir cita y esperar tres meses para que cuando llegues, te diga el médico…  ¿Y cómo no ha venido usted antes?, Sin llegar a tales extremos, si es cierto que disponer de un buen servicio médico, hoy día es un lujo.  O te pones enfermo el día que conviene o te arriesgas a pillar un suplente que te ve perfectamente, o te manda a hacerte unos análisis que no necesitas cuando a lo mejor has ido por una simple otitis.

 

Pero los posibles enfermos, estamos de enhorabuena… En Gran Bretaña han tenido la idea de poner una consulta médica en el supermercado.  Si si, en el super…  entre los quesos y el yogur puedes encontrarte el doctor, con fonendo incluido.

 

Como idea no está mal, porque al tiempo que haces la compra, lo haces todo. De momento se puede encontrar este servicio en un supermercado de la cadena Sainsbury’s en Manchester.  Lo que no explica la noticia es si tienen una cortinilla o algo, para cuando el médico te diga, quítese usted la ropa, que le voy a reconocer; no haya que quedarse en paños menores junto a las neveras de los quesos ;p