Archive for enero, 2008


Gliese 22

 
Científicos de la Universidad de Santiago de Compostela, anunciaron ayer, la posible existencia de un planeta gigante en el sistema de enanas rojas Gliese 22.
 
Estudiando la órbita de los tres cuerpos que conforman el sistema estelar, descubrieron que uno de ellos no marcaba una elipsis perfecta, si no que la estrella describía un trazado sinuoso. Esto sólo puede explicarse por la existencia de un planeta.
 
Tras conocerse la masa de las enanas rojas, calculan que la del planeta es 16 veces mayor que la de Júpiter.
 
Estas cosas siempre me dejan asombrada.
 
 

Esta vez…

 

No son las canas, ni las patas de gallo… ni siquiera los kilos que han hecho de mí su cuartel general.  Tampoco es la espesa niebla que con su manto lechoso envuelve la verja y no me deja ver más allá de sus barrotes.

 

No es el hecho de que mi hijo mayor quiera abandonar los estudios que ha empezado, dice que lleva más de un mes pensando en ello y que no cree que sirva para ser profesor. Ahora quiere trabajar para poder ganar dinero, sacarse el carné de conducir y estudiar diseño gráfico y fotografía a distancia.   No puedo rebatirle sus argumentos.  Si lo tiene tan claro, sólo puedo apoyarle porque por encima de todo, quiero que sea feliz.

 

El menor regresó con fiebre y catarro de su semana en la nieve y lo tengo en casa sin poder ir al colegio. No es algo que me agobie. No es la primera vez que tiene fiebre y era algo previsible.

 

El médico me dijo el sábado que me quiere controlar el hierro, por si acaso la anemia que tuve, no la hubiese provocado el sangrado de la úlcera de duodeno que padecí este verano. A veces en el intestino, hay pólipos benignos que pueden sangrar.  Yo estoy bien, no tengo síntomas de nada. Sólo se trata de un pinchazo más para un análisis de control. Me preocupa un poco, pero no… tampoco es eso.

 

Tengo que fregar las tazas del desayuno,  preparar la comida y planchar una montaña enorme de ropa. Y eso…  ¡si me pone de muy malhumor! Es tan ingrato esto de ser ardilla maruja. Pero… ¿Qué hago aquí hablando con un portátil?

 

Un chute de Fito y los Fitipaldis y todo irá mejor, seguro.

 

Hasta pronto.

Un acuario flotante

 

Pensando en qué emplear esas horas en las que ya no tengo que acompañar niños al colegio, limpiar el polvo, fregar, hacer de comer, poner lavadoras,  planchar, cambiar pañales, jugar a las casitas, leer cuentos, disfrazarme de bruja, recoger niños, preparar meriendas, bailar ‘la reina Berenguela’…  Uffffff… ahora que lo pienso, ¿Cómo es posible que me quede tiempo para pensar?

 

Siempre he sido una mente inquieta y en esas estaba, cuando se me ocurrió cambiar el móvil del rincón.  El otoño ya se pasó, y las hojas naranjas haciendo piruetas en un remolino permanente, empezaban a deprimirme.  Estando sin acceso a Internet,  no podía tener la ayuda de Google para sacar ideas, así que aplicando el archiconocido método ACP, Arréglatelas Como Puedas, empecé a hacer dibujos, recortes, empalmes y jugar con los colores.

 

Al terminar el día, entre dar biberones, cambiar pañales, y preparar potitos, había conseguido hacer esta especie de acuario flotante.

 

   

Como puede verse, a pesar de que la foto ha quedado algo oscura,  es de líneas muy sencillas. Esas cosas verdes, quieren ser algas  y no está bien que yo lo diga, pero en vivo, el resultado del conjunto, es espectacular.

Aunque los jueces, como dice Serrat; son esos locos bajitos, y a la beba con la que trabajo, la tiene absolutamente complacida.

 

Al verlo la primera vez,  agitaba los brazos y las piernas con mucho entusiasmo. Estirando su dedito, intentaba tocar los peces de colores, y de su garganta, salían sin parar grititos de placer y excitación. Modulaba: ta…ta… tata…ta; en una inimitable onda de sonidos, que oscilaba dibujando craracoles invisibles en mi oido y como habréis adivinado, en lenguaje bebé significa: me encanta.

 

Algún día, escribiré algo pensando en esta niña.

 

De momento, un saludo y hasta pronto 🙂

 

 

Quisiera hablaros de alguien que conocí hace unos meses en Portalmix.com

 

Muchas noches, tras un día duro de trabajo, me sentaba ante mi portátil, buscaba entre mis sitios favoritos, e ingresaba en la web.  Allí estaba ella, pues como la mayoría de nicks que pululamos por la red. Buscando un rato donde descargar el estrés, y echar unas risas sin ofender a nadie.

 

Puedo decir, que siempre…  por pocas ganas que tuviese, conseguía hacerme reír.  Era una chica con mucha chispa e increíblemente divertida.

Cuando se enteró de la existencia de este blog, pasó por aquí. Y sé que después ha pasado otras veces a leer las cuatro letras que esta ardilla se atreve a juntar de vez en cuando.

 

El día 14, nos fue arrebatada por un infarto provocado por el estrés.

 

Nunca supe su nombre, ni su edad, ni su estado civil. No sé en qué trabajaba, ni donde vivía,  pero si puedo decir que era una persona buena.  

 

Te echaré de menos, Makats.

 

 

 

Tengo la sensación de que no se me entendió en mi breve intervención del día 9 de Enero.

 

Al decir que estaba impresionada por la muerte del niño de dos años, no me refería al hecho de la muerte en si.  Como dice Vice Khon Kamy es algo que ocurre desgraciadamente a menudo. 

 

Lo que me removía las vísceras fue, según se dijo en Informativos Tele5 esa misma tarde,  que hubiese sido su propia madre quien le compró el chicle.  Y en mi opinión hacer eso con un niño de menos de tres años, es una irresponsabilidad tremenda.  Por eso no podía…  ni puedo entenderlo. Creo que hubiese sido evitable.

 

Un saludo 🙂